Manejo de ingesta de pilas en pediatría

Una pila es un recipiente hermético que puede contener sales de mercurio, cadmio, litio, zinc, plata, manganeso o níquel, disuelta habitualmente en un electrolito alcalino o base electrolítica.

Las pilas pueden clasificarse en pilas de botón (planas) y pilas cilíndricas.

A diferencia de otros cuerpos extraños, las pilas pueden dejar graves consecuencias o incluso causar la muerte, en especial, las planas. Debido a que actualmente se encuentran mucho más accesibles para los niños, es importante reconocer tempranamente su ingesta para brindar el manejo de manera oportuna y evitar las temidas complicaciones.

En la siguientes diapositivas puedes revisar los elementos imprescindibles en la identificación y manejo de la ingesta de pilas en la población pediátrica.

Un caústico es toda sustancia química capaz de provocar lesiones por acciones directas sobre la piel y mucosas.

El pH capaz de provocar daño es el que está por abajo de 4 o por arriba de 12.

Epidemiologicamente, el 77% de las ingestas de pilas se presentan en pacientes menores de 6 años de edad, rango en las que las complicaciones suelen ser más graves.

Al identificar un paciente con ingesta de pilas, es trascendental el manejo temprano ya que, en menos de 2 horas pueden ocurrir lesiones, dependiendo del sitio de enclavamiento o detención.

Las manifestaciones clínicas de la ingesta de pilas va a variar según la edad del paciente, el sitio de detención de la pila y el tamaño de la misma. Se acompañan de peor pronóstico aquellas de más de 20 mm de tamaño, las que se alojen en el esófago y el paciente de menor edad.

Sitios anatómicos de menor luz que conllevan mayor riesgo de impactación de cuerpos extraños.

El estudio de imagen inicial debe ser una radiografía anteroposterior y lateral, para identificar de manera apropiada el sitio de alojamiento del cuerpo extraño.

La mejor herramienta para observar la intensidad del daño y para el retiro de la pila es la endoscopia. La clasificación de Zargar brinda 3 grados de lesión, con subdivisión del grado II y III en a y b, acorde a los cambios inflamatorios, de necrosis o perforación del sitio dañado.

El tratamiento y manejo se brinda según el grado de lesión encontrada. Pudiendo ser desde el alta médica inmediata con dieta líquida y blanda en 24-48 horas, hasta la gastrostomía y exploración quirúrgica.

Actualmente no está recomendado inducir el vómito en un intento de la expulsión de la pila, ni pasar una sonda nasogástrica, dar via oral ni neutralizar el cáustico, ya que los daños pueden empeorar.

Esperamos que te haya sido útil. Déjanos tu comentario sobre que te ha parecido esta publicación.

¡Haz clíck sobre el ícono de Facebook y síguenos ahora mismo!

Bibliografía

  • Araya R, Montoro M, Estay R, Espinosa N. Clasificación de Zargar: Ingestión de cáusticos. Gastroenterol. latinoam 2016; 27(2): 126-129
  • Medina Gaviria V, Molina Ramírez I, Fierro Ávila F, Valero Halaby J. Experiencia en el manejo de ingesta de pilas en un hospital pediátrico. Cir Pediatr. 2018; 31: 121- 24
  • Tamayo Meneses Luis, Tapia Lozano Rosa, Yaniquez Zuñagua Ronald. Lesiones cáusticas por ingesta de pilas alcalinas: reporte de dos casos. Cuad. – Hosp. Clín
  • Blanco-Rodríguez, Gerardo, Penchyna-Grub, Jaime, Ochoa-Guajardo, Perla Leticia, Álvarez-Neri, Hiram, Porras-Hernández, Juan Domingo, & Teyssier-Morales, Gustavo. (2008). ¿Qué tan urgente es extraer una pila de disco alojada en el esófago?. Boletín médico del Hospital Infantil de México, 65(4), 282-289
  • Saracco, S., 2018. Recomendaciones Para La Atención De Las Intoxicaciones Por Cáusticos. Centro de información y asesoramiento toxicológico.
  • Sinclair, Kelly, MD. Button battery ingestion. Post TW, ed. UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. https://www.uptodate.com
Compartir esta publicación en:

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.